'Educar en Positivo' se ha presentado en el I Congreso Internacional de Ciencias de la Educación y el Desarrollo en Santander

El programa 'Educar en Positivo' se ha presentado en el primer Congreso de Ciencias de la Educación y el Desarrollo celebrado del 8 al 11 de octubre en el Palacio de la Magdalena, Santander.

texto alternativoEn los últimos meses el programa de educación parental online 'Educar en Positivo' se ha presentado en varios congreso para hacer participes a la comunidad investigadora de las propuestas de innovación que se están desarrollando desde dicho programa. Pues, se está implementando un programa de educación parental para el fomento de la Parentalidad positivo desde entornos virtuales de aprendizaje experiencial, indudablemente es una apuesta innovadora, pero a su vez un gran reto, en tanto que, este programa propicia la participación de multitud de padres y madres con los mismos intereses y experiencias para generar en ellos y ellas la necesidad de repensar y reflexionar acerca de su tarea de ser padre y madre, posibilitando la creación de un entorno personal de aprendizaje, todo ello a través de Internet.

Los principios de la parentalidad positiva

La parentalidad positiva se refiere al comportamiento de los padres y madres centrados en las necesidades de los hijos e hijas para su pleno desarrollo en un contexto de afecto y reconocimiento, sin el uso de violencia.

texto alternativoAdemás, aunque existe una gran diversidad de modelos familiares con una extensa variabilidad en la realización de la tarea de ser padres y madres, el ejercicio de la parentalidad positiva se sustenta en una serie de principios básicos de actuación. Como son los vínculos afectivos cálidos, protectores y estables para que los hijos e hijas se sientan aceptados y queridos; el desarrollo de un entorno estructurado que proporciona modelo, guía y supervisión para que aprendan las normas y valores sociales; la estimulación y apoyo al aprendizaje cotidiano y escolar para el fomento de la motivación y de sus capacidades; el reconocimiento del valor de los hijos e hijas, mostrar interés por su mundo, validar sus experiencias, implicarse en sus preocupaciones, responder a sus necesidades; la capacitación de los hijos e hijas, potenciando su percepción de que son competentes y capaces de cambiar las cosas e influir sobre los demás; la educación sin violencia, excluyendo toda forma de castigo físico o psicológico degradante, por considerar que el castigo corporal constituye una violación del derecho del niño o niña al respeto de su integridad física y de su dignidad humana, que genera en una imitación de modelos inadecuados de relación interpersonal y los hace vulnerables ante una relación de dominación impuesta por la fuerza. En definitiva, la parentalidad positiva es una actitud de los padres y madres a comprender la importancia de educar desde el afecto, teniendo una perspectiva positiva de su rol parental, reconociendo que los hijos e hijas necesitan de un entorno pacífico, cariñoso, lejos del uso de la violencia para desarrollarse plenamente en la sociedad independientemente de la diversidad familiar.

El apego

El apego es el vínculo emocional que se genera entre el bebé y las personas más cercanas, la familia. Como primer nexo de unión entre el ser humano y la sociedad, es la encargada de generar los primeros aprendizajes en el bebé, son las primeras personas que le facilitan el descubrimiento de lo que está a su alrededor, pero para que el bebé pueda hacerlo con total seguridad, necesita el respaldo de sus padres.

texto alternativoEs decir, el bebé necesita sentirse querido y arropado por las figuras de apego que tiene más cerca. Generalmente, el apego que se desarrolla entre los padres y el bebé suele definirse como seguro, que significa que el pequeño siente seguridad en la exploración del mundo con la mirada atenta de la madre o el padre, siente una ansiedad no muy acusada en los momentos de separación, buscando la mirada y el contacto en el reencuentro y sintiéndose reconfortado rápidamente con la presencia y cuidado de la madre o el padre.Pero, en ocasiones se construye, sin saberlo, un vínculo emocional que no es adecuado para los bebés, que se denomina apego inseguro. En el que los bebés no exploran el mundo con libertad, genera en ellos mucha ansiedad por la separación y no se sienten reconfortados al ver a las figuras de apego. Este tipo de vínculo es muy negativo para un bebé, pues a estas edades necesitan descubrir por sí mismos el mundo, pero sintiéndose seguros del respaldo de sus progenitores. El apego es el vínculo más importante desde el mismo momento del nacimiento, cómo se desarrolle podrá condicionar el desarrollo evolutivo del bebé, además, el apego no es un elemento de la infancia, sino que toda nuestra vida estableceremos vínculos de apego con otras personas, primero con la familia, después con los amigos, por ello, el primer vínculo que establecemos en nuestra vida es el que definirá el resto.

La educación es una tarea de todos y todas

A menudo, cuando pensamos en la palabra educación, creemos que nos referimos a la formación que se imparte en las aulas, en los colegios. Pero, educar es un término mucho más amplio, que hace referencia a la relación que establecemos con los demás y que estos establecen con nosotros, es decir, en todo momento estamos educando a los demás y estos nos educan a nosotros.

texto alternativoLa familia es el primer contexto en el que nos desarrollamos, aprendemos a comunicarnos con nuestros padres y madres, a caminar, a entender cómo debemos comportarnos y actuar delante de otras personas, así como la ética en la relaciones sociales. Estos elementos de comportamiento social son también parte de la educación de los hijos que, en este caso, son los padres los que la llevan a cabo. La educación impregna toda la relación que se establece entre padres e hijos, continuamente estamos educando como padres e incluso, los hijos también educan a los padres. Nadie nace enseñado y los padres van aprendiendo poco a poco qué es lo que los hijos necesitan de ellos y su papel como educadores de los más pequeños de la casa. Por estos motivos, la educación es tarea de todos y todas, pues se necesita una tribu para criar a un niño o una niña, el conjunto de personas que formamos la sociedad, que formamos una familia, somos responsables de la educación de los hijos e hijas. En definitiva, cuando veamos la palabra educación debemos pensar en la relación que se establece entre padres e hijos, en la relación entre un profesor y sus alumnos, entre el vecino y los hijos, entre los amigos, la comunidad en general. Todo es educación.

Mi primera amiguita

La divertida y emocionante historia de una niña en el parque, creando sus primeros lazos de amistad.

texto alternativo'Mi primera amiguita' relata la breve historia de la niña creando lazos de amistad con otra niña, siendo un día emocionante para la protagonista, pues la amistad es un elemento muy importante para todos y todas, pues la relación con los iguales es tan importante como con la familia. La familia es el primer nexo de unión entre cualquier ser humano y la sociedad a la que pertenece, pero otro muy importante es el grupo de iguales, los amigos, pues con ellos aprenden muchos elementos culturales, como son las normas sociales por medio de los juegos, aprenden a comportarse con otras personas que no sean familiares, a crear juegos imaginativos guiados por el grupo de amigos, entre muchas otras cosas que hacen que la amistad sea una de las mejores cosas que pueden ocurrirnos desde pequeños.

Balance del rinoceronte naranja. Primer mes intentando vivir sin gritos

Buenas noticias, llevo sin gritar-gritar, lo que se dice soltar improperios con cara de loca en voz alta, más de cinco semanas. El tiempo que hace que salí del armario y escribí aquí sobre el reto del rinoceronte naranja, es decir, de intentar vivir sin gritar a nuestros hijos, y os invité a uniros. Ahora es el momento de hacer un primer balance y de invitar a quienes os lo perdistéis y sintáis que tenéis el mismo problema a sumaros

texto alternativoCecilia Jan expone en el blog 'De mamas & de papas' su experiencia de estar un mes sin gritos, una meta que se ha propuesto para poder dialogar con los hijos de una manera más adecuada sin el uso de los gritos en los enfados con los más pequeños. A menudo, los padres y madres hacen uso de este recurso para hacer callar a los hijos e hijas o para que dejen de portarse mal, sin embargo, el uso de gritos es un recurso negativo que puede generar ansiedad y frustración en los más pequeños. Desde las teorías de la Parentalidad positiva se comprende que los hijos e hijas deben desarrollarse en un entorno de protección y cariño desde una perspectiva positiva, en la que se empleen herramientas de diálogo, comprensión y negociación entre los miembros de la familia, como medida para que se genere un contexto afectivo.

Página 13 de 25