El afecto y el control: ¿dos caras de la misma moneda?

Muy a menudo se aconseja a las figuras parentales que cuiden que sus relaciones con sus hijos e hijas sean afectuosas pero que al mismo tiempo ejerzan control sobre sus comportamientos. Quizás no les estemos contando que el afecto y el control son dos tipos de respuestas parentales que tratan de satisfacer dos tipos de necesidades infantiles que se inscriben en sistemas “diseñados” con propósitos muy diferentes. Empecemos con las respuestas de afecto.

texto alternativo Mostrarse afectivos y cálidos con los hijos e hijas responde a la necesidad infantil de establecer lazos seguros y confiables con sus cuidadores. Esta necesidad se inscribe dentro del sistema de apego según el cual el niño pre-verbal viene primado biológicamente para atraer por medio de miradas, llantos, sonrisas, grititos, balbuceos, o gestos la atención de los adultos desde muy temprano. Mediante esas señales de atención el bebé “comunica” la presencia de una necesidad: hambre, sueño, estimulación, compañía, actividad física, cuya satisfacción resulta clave para su supervivencia. El sistema biológico del bebé requiere contar con adultos cooperativos que interpreten bien sus señales y le respondan adecuadamente y de modo rápido para satisfacer esa necesidad. De ello depende que el bebé logre un vinculo emocional seguro y estable que le permita poco a poco establecer una base segura desde la que explorar y lanzarse al entorno. Esta base segura en el afecto de sus cuidadores es un factor protector de primer orden para el desarrollo de una buena salud mental y capacidades sociales para tratar con las personas. Por eso, investigaciones actuales señalan que el cerebro de la madre e incluso del padre, se equipan también convenientemente para estar a tono con la situación, activando áreas cerebrales relacionadas con la empatía hacia los demás y la percepción y respuesta rápida ante el llanto como formas de asegurar esa respuesta tan necesaria para la supervivencia y el desarrollo sano del bebé. En los casos en que no se produce este tipo de respuesta del cuidador por problemas de depresión u otra patología severa, toxicomanía, abandono o negligencia, maltrato físico o sexual se quiebra el buen funcionamiento del sistema de apego y aparecen consecuencias muy negativas sobre el desarrollo infantil.

¡No me traigas a “ese” a casa!

María José Rodrigo, Catedrática de la Universidad de La Laguna y directora del programa 'Educar en Positivo', reflexiona sobre los amigos que tienen los hijos o hijas en la preadolescencia y adolescencia. Cada vez nuestra figura de madre o de padre nos parece que se va desdibujando y que nuestros hijos no nos necesitan ya que atienden más lo que dicen sus amigos que lo que le decimos nosotros.

texto alternativoEscuchamos con preocupación a los expertos que señalan que la mayor parte de los comportamientos arriesgados que se producen a estas edades se llevan a cabo en presencia de amigos o compañeros. Las chicas no le van a la zaga ya que en la actualidad practican comportamientos de riesgo tan a menudo como los chicos. Nuestra respuesta puede ser la de restringir esas malas amistades o incluso prohibir que nos las traigan a casa. De este modo nos aseguraremos de que nos guarden rencor y nos engañen en cuanto que puedan. O, por el contrario, podemos optar por resignarnos y cruzar los dedos para que no les pase nada y desear que nuestros hijos e hijas se acaben alejando de estas supuestas amistades. Pero claro, esta decisión puede conllevar a la larga que se queden solos, fuera de los círculos de amistad y que ya nadie cuente con ellos. Ninguna decisión parece pues que tenga consecuencias deseables.

La primera vez que el niño va al colegio

Seguro que te has sentido identificada alguna vez con lo que nos cuenta una madre que está preparando a su hijo para ir a la escuela. Será la primera vez que él estará fuera de casa, así que aunque su madre le haya comprado nuevos lápices de colores, cuadernos curiosos y todo un arsenal de materiales para animarle, él repite una y otra vez: “mamá, no quiero ir al cole”. Bufff... ¡cuántas veces he escuchado eso cuando mi hija era pequeña...!

texto alternativoTe presentamos un post elaborado por Vilma Medina, Directora de 'Guíainfantil.com' que reflexiona sobre los problemas que pueden suceder cuando nuestro hijo o hija va a empezar en el colegio por primera vez. Dentro de este post encontraras un cuento en un vídeo YouTube, llamado "Emma va al Colegio" de la escritora y cuentacuentos Beatriz Montero que nos narra la experiencia de la pequeña Emma y sus primeros días en el cole.

Aprende a separarte

Campaña de sensibilización sobre las consecuencias perjudiciales en los hijos menores inmersos en la separación conflictiva de los padres, 'Aprende a separarte'. Dado el elevado número de separaciones entre parejas que se producen hoy en día, son muchos los niños afectados por esta situación, que ha dejado de ser excepcional para pasar a ser bastante habitual.

texto alternativoDesde el Servicio Municipal de Familia e Infancia y el Equipo de Tratamiento Familiar de la Delegación de Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Algeciras realizamos el trabajo de diagnóstico y control y, tratamiento de familias con menores con el objetivo primero de detectarlos, y luego, promover las decisiones necesarias para poner fin drástico a una realidad que agrede a los menores o bien, intervenir sobre aquellos aspectos que se pueden modificar y permitan garantizar un entorno que cuide de las necesidades de estos menores en cuestión, por el elevado riesgo con el que conviven.

Una vuelta al Cole positiva

Después del verano, un momento esperado por nuestros hijos e hijas es la vuelta al colegio, donde se reencontrarán con sus compañeros/as, amigos/as, profesorado. Un momento especial en el que contarán sus experiencias veraniegas, como el viaje en familia, esos días de playas, piscina, juegos con los hermanos/as, primos/as, etc. Unos días que estarán llenos de historias, en los que recrearán un verano irrepetible.

texto alternativoNo obstante, pude ocurrir que nuestros hijos/as experimenten el “síndrome postvacacional”. Esto significa que durante la primera semana de incorporación a las aulas pueden experimentar una serie de alteraciones producidas por el estrés de esta vuelta, como puede ser cansancio, apatía, tristeza, irritabilidad y/o falta de atención. Cuando sucede esto, ¿qué podemos hacer los padres y madres para ayudar a nuestros hijos/as a superar este síndrome? Te presentamos una serie de consejos para facilitar la vuelta al colegio de una manera positiva.

Evaluación de la calidad ética y del contenido de los recursos online para padres

Recientemente ha sido publicado el artículo 'Evaluación de la calidad ética y del contenido de los recursos online para padres' en la prestigiosa Revista Comunicar. Revista Científica Iberoamericana de Comunicación y Educación. Una revista especializada en educomunicación: comunicación y educación, TIC, audiencias, nuevos lenguaje, etc.; monográficos especializados en temas de máxima actualidad.Siendo la revista con mayor impacto internacional que publica en español.

texto alternativo El presente artículo se ha elaborado, al observar que la calidad de los recursos online para padres que permiten acceder al conocimiento en abierto apenas ha recibido atención a pesar de su incremento. El estudio ilustra algunos de los retos del conocimiento en abierto y define las áreas prioritarias para la mejora de la calidad para los diseñadores de webs y para los profesionales que quieran ayudar a los padres a desarrollar habilidades para buscar fuentes confiables. Al mostrar el análisis de la calidad ética y de contenido de diferentes recursos online destinados a padres y madres.

Página 2 de 24