10 razones para no usar el castigo físico con los niños

María José Rodrigo, Catedrática de la Universidad de La Laguna y directora del programa 'Educar en Positivo', reflexiona sobre el uso del castigo físico en la actualidad por parte de los padres y madres hacia sus hijos. Haciendo uso de expresiones que utilizan para justificar dicho uso de castigo, enumerar diez razones para que reflexionen y consideren negativo e innecesario dichos castigos.

texto alternativoPorque, desde Educar en Positivo no nos cansaremos nunca de reflexionar con las madres y los padres sobre las supuestas bondades del uso del castigo físico como práctica educativa. Llama la atención el que en una sociedad como la nuestra donde existe una conciencia social muy acusada en contra de la violencia ejercida en el seno del hogar, ya sea hacia las mujeres, los niños o las personas ancianas, se sigan albergando sentimientos de aceptación y se oigan cantos a favor del castigo físico hacia los niños. Aclaremos que nos estamos refiriendo a los típicos castigos que causan daños físicos levísimos o incluso casi inexistentes (azote, zarandeo, palmada en la mano o tirón en el brazo, capón, bofetada, etc.) y no a otros tipos de castigo, como por ejemplo, dejarle a un niño sin un determinado privilegio. También nos referimos a padres y a madres que quieren mucho a sus hijos y se preocupan tanto por ellos que no querrían que nada malo les ocurriera.

You have no rights to post comments