Niños que se golpean o arañan cuando se enfadan

Hacerse daño ante una frustración es una conducta que hemos de detener.

texto alternativoEs muy normal que los niños pequeños tengan baja tolerancia a la frustración, y ante la negativa de los padres reaccionen con disgusto por no obtener sus deseos. También es normal que ante las regañinas de los padres se sientan tristes o enfadados. El disgusto, el enfado, la tristeza se suelen expresar con llantos, o rabietas y según van creciendo van sobrellevando mucho mejor estas frustraciones. En este caso, parece que tu hijo no sabe aún como encajar sus frustraciones, y además la expresión de estos sentimientos que comentaba los dirige en su contra, decide hacerse daño a él mismo con agresiones físicas o verbales.

You have no rights to post comments